lunes, 27 de marzo de 2017

Ayudando a nuestros hijos a superar los miedos


  Ian y Teo practican Optimist desde octubre del año pasado, es un deporte de navegación a vela.
A pesar de ser oriundos de la ciudad de Rosario, teniendo la inmensidad del Río Paraná de costa, nosotros no somos una familia de río.
 Esta falta de experiencia en el agua y el contacto con su flora y fauna hacen que los chicos tengan miedo a meterse al agua a la hora de realizar el deporte.
 En un intento por ayudarlos, los instructores del club donde ellos practican les pidieron averiguar sobre los animales que habitan nuestro río, qué peligros hay y cómo debemos actuar frente a ello.
 Este es el material que estuvimos viendo Flora y fauna del Río ParanáEspecies de Río, Rayas de Río, Palometas, además de contactarnos con el Acuario de la ciudad de Rosario.
 Con toda esta información, y algo más que no incluímos, al contrario de lograr quitarles el miedo, lo incrementaron ya que tomaron más conciencia de los animales que habitan el río; como es un río que acarrea mucho sedimento, sus aguas son de color marrón y no se puede ver qué hay debajo, esto es lo que les genera miedo!! 
  
 Para ayudarlos a superar ese miedo y familiarizarse con el río se nos ocurrió, junto a una familia amiga, acampar en la isla y que ellos disfruten desde el juego y la diversión, del agua y aprendan a manejarse! 
 Acá pudimos comprobar una vez más cómo el juego no dirigido permite al niño explorar, ir avanzando en la dificultad, a su tiempo y superarse!!
 Y las imágenes lo muestran por si solas!!!


                                          Cruzamos al Paraná viejo en una lancha taxi


 Una de las actividades programadas era la pesca, cosa que los mellizos nunca habían hecho y desde hace mucho querían experimentar, el armado de las cañas fue todo un desafío!! La manipulación de los anzuelos y la ansiedad no son buenos aliados, aquí se requiere calma y mucha atención para que nadie salga lastimado!!



  Pescando aprendieron sobre especies de peces y cómo manipularlos al sacarlos del agua,                                                                    conversando con la gente del lugar.

 Perder el miedo al agua solo llevó cinco minutos, apenas empezamos a jugar, todos nadaban                                                 contentos y salieron cuando se ocultó el sol.




                                             Una vez logrado el preciado tesoro!!!

A prender fuego!!! Cosa que requirió buscar la leña!!

                                                                     Y a cocinar!!!

Después de la cena hubo caminata con linternas por senderos hasta la orilla del río y charlas en la playa observando a los animales nocturnos, pudieron ver cangrejos y pequeños peces que se acercan a la orilla, luciérnagas y escuchar los sonidos de la noche!!! A seguir perdiendo miedos!!


          El amanecer nos encontró despiertos y como se puede ver, los niños ya estaban armando cañas,                                                                       esta vez solos!!!

 La vegetación del lugar, altamente exuberante, hongos, lianas, árboles, enredaderas, zonas de lagunas con camalotes, flores, pájaros y mucho más!!!




                                                            Senderitos isleños, ahora de día.






                         Amigos, charlas, tranquilidad, sonidos de la naturaleza y libertad!!




  Lamentablemente nos tocó volver, digo lamentablemente porque no lo queríamos hacer ni los grandes, ni los niños.
  En un fin de semana logramos una comunión con el río que quizás hubiera llevado muchos días de práctica deportiva, ahora esperamos repetir la experiencia y ver qué sucederá en la próxima práctica de optimist!!


Anexado el 3/4: Estamos felices!!! Llegó el fin de semana, día de práctica, los mellis como siempre fueron al club, salieron con sus profesores, al regreso voy a buscarlos y me encuentro con esto:










  Volvieron navegando solos!!!
  Siguen las muestras que tan solo hay que darles su tiempo, respetarles sus miedos y acompañarlos, jamás presionarlos!! Quitarnos la ansiedad y brindarles todo nuestro apoyo, hablar , permitirles que expresen sus sentimiento, tomarlos en serio, validar esos miedos!! Estar ahí cuando ellos nos necesitan, responder a sus pedidos, tranquilos, sin prisas!!! 
Publicar un comentario